Ahimsa en el día a día

La sensibilidad (ahimsa) es la más importante de las naturalezas. Para poder sobrevivir, ser consciente de tu propia existencia, evolucionar… Necesitas sensibilidad.

La sensibilidad es vital para tus células, que emana del consciente, y, por tanto, de Yoga, ahimsa. Esto es fácilmente accesible, íntimo y bueno. Es el positivismo en sí mismo. Ahimsa no requiere de ningún no de cualquier moral tradicional, autoritaria o, simplemente, cualquier juicio exterior.

Ni siquiera es algo que requiera de mucho trabajo, simplemente es permitirle a la sensibilidad que funcione, para que te puedas percatar de lo que pasa a tu alrededor.

Cada parte de tu cuerpo actúa en función de lo que percibes, de la información que recoge del exterior. De lo contrario, se degenera y muere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *