¡Vámonos pal KIRTAN!

23517803_10155365786043842_5262486837434703778_nDe joven, y en mis recuerdos del Caribe, mis amigos y yo, teníamos una manera muy bacana (cool, guai) de expresar ese deseo ferviente de ir a bailar. Entonces uno de nosotros gritaba a todo pulmón: ¡vamonos pa Biroska! y respondíamos al unisono, cual coro lirico: Si, ¡vámonos pa llá!

Y ahora, conecto este recuerdo con una imagen actual, de hoy, de yoguis, todos ellos llenos de devoción, fervorosos kundalineros o no, y gente con sensibilidad abierta y open mind decir en alta voz: ¡Vámonos pal Kirtan! mientras el coro repite: !JAI!

Y así empieza esa alegría de participar, reunirse, cantar a Dios, cantar al alma, abrir el corazón, dejarse empapar de la vibración y la energía que se crea cuando uno va pal KIRTAN.

En la India, Kirtan (llamado también KIRTANA en sánscrito कीर्तन) es un estilo de canto devocional en donde múltiples músicos recitan y expresan devoción hacia una o varias deidades. Suele estar acompañado de instrumentos como el harmonium, la tabla, flauta, etc.

Kirtan de India VS Kirtan Europeo

Y sucede que si, en efecto, no todo siempre será igual en Europa y en India. Por tanto, asistir a un Kirtan en India puede resultar bastante diferente, en el sentido de que quizá allá es algo muy natural y relacionado con la tradición, con lo cual los que asisten van con la idea muy tranquila de cantar a Dios, recitar, compartir y lograr ese estado de unión a través de la devoción. Fácil, sencillo, less compliacated.

En el caso del Kirtan en Europa, más concretamente, en Barcelona, está empezando a ganar más adeptos, y muchas escuelas ya ofrecen Kirtan algunos días de la semana. Existen ya los top five list de los grupos de Kirtan más populares del momento, como cuando uno espera el concierto de su artista favorito: hay seguidores de facebook, entradas disponibles y gente dispuesta a reunirse y cantar con devoción y acompañar a este o al otro Kirtankar (persona que dirige el kirtan).

Si nunca se ha participado de un Kirtan………

Será una experiencia única e inolvidable. Lo importante después de todo, es no tanto saberse los mantras de memoria o tener una pronunciación exacta sino cantar, sentir, abrir el corazón y experimentar la belleza de compartir con los demás. Cantar al unísono y repetir el mantra puede crear un estado de alegría, sin saber el por qué, y un estado meditativo de viaje interior.

Pero es que el Kirtan de los hindúes puede resultar…….

resultar.….. una experiencia única y grata si uno está en la misma sintonía de querer cantar desde el corazón.

Según dice la leyenda, basada en la pura subjetividad, el Kirtan de una persona hindú puede resultar estridente y enérgica en comparación con el Kirtan de un occidental. Cosa que a mi particularmente me hace reír, pues el Kirtan en sí, llámese occidental o hindú, tiene el mismo objetivo, estar reunidos, compartir un momento especial, cantar a Dios, recitar, abrir el corazón, sin importar si pronunciamos bien o mal las líricas.
Mientras uno está en el kirtan y si hay suerte, el ego puede irse a tomar unas vacaciones bien lejos, al menos mientras dura la sesión y si uno conecta con la devoción, even better.

Al final, como todas las cosas buenas de la vida, y cuando uno está en grupo, claro que se creará un ambiente enérgico, y estridente: QUÉ MARAVILLA PUES!, sentirse movido, conmovido, y sumergirse en la belleza del alma, de Dios, energía Universal, a través del Kirtan.

Om Namaha Shivaya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *